google-site-verification: googlee5e2c584cdffeb12.html
google-site-verification=MYxwtMBCFhVfNfXoCJK17btqinNPegHrpvCdswHUwZE

Videos de Candelario

jueves, 20 de agosto de 2009

Valores de la Sierra, 2



VALORES NATURALES DE LA SIERRA DE CANDELARIO, SEGUNDA PARTE


Las Turberas

La palabra turba procede del germánico “turba” que significa en origen macolla o cepellón de hierba, en alusión a las elevaciones que presenta la superficie de una turbera. En ocasiones se ha desarrollado un a terminología popular para denominar a estas zonas, tales como trampal, tremedal, lamosa, etc…

¿Qué es una turbera?

Una turbera es un medio formado sobre un sustrato poco permeable, con importantes limitaciones ambientales, de las cuales destacan el encharcamiento permanente, la elevada acidez y la escasez de nutrientes, así como una escasa concentración de oxígeno y baja temperatura, limitaciones que hacen que la descomposición de la materia orgánica sea más lenta, por lo que esta materia incompletamente descompuesta (turba) se acumula de forma continua a lo largo del tiempo.

Formación de las turberas

El ritmo de formación de la turbera es lentísimo, de entre 1 y 10 m. de espesor por cada 10.000 años. La mayor parte de las turberas se han formado con posterioridad a la última glaciación, hace 12.000 años.

En las turberas o trampales junto a las charcas de deshielo y manantiales, crecen sobre todo los musgos del género Sphagnum, ciperáceas (Carex spp. Scirpus caespitosus y el raro junco lanudo Eriophorum latifolium). El brezo de turbera (Erika tetralix) crece alrededor de los trampales, además de la hepática blanca (Parnasia palustris), la violeta de turbera (Viola palustris), el Epilobium palustre, así como el trébol de agua (Menyanthes trifoliata) y el comaro (Potentilla palustris).

Una peculiaridad de las turberas son las plantas carnívoras, que asimilan directamente el nitrógeno orgánico cazando pequeños invertebrados. Las dos especies más comunes de este tipo de plantas son las droseras (Drosera rotundifolia) y las pinguículas (Pinguicula grandiflora).
Las turberas poseen múltiples valores, biológicos, científicos, educativos y arqueológicos.

Valor biológico: las turberas son la base del asentamiento de comunidades vivas muy especializadas y únicas que no se encuentran en ningún otro ecosistema, en ellas se refugian muchas especies amenazadas y endémicas

Valor científico y arqueológico: las turberas actúan como verdaderos archivos del pasado. La incompleta degradación de la materia orgánica ha permitido conservar hasta nuestros días múltiples restos orgánicos del pasado en muy buen estado, lo que permite reconstruir y estudiar el paisaje vegetal de los alrededores de la turbera de hace miles de años.

El valor fundamental de las turberas es su importancia ecológica; la escasa y lenta degradación de estos suelos conlleva un almacenamiento de dióxido de carbono que no sale a la atmósfera contribuyendo a frenar el efecto invernadero. Se estima que las turberas y humedales almacenan un 40% del carbono de los suelos a nivel mundial, y que su destrucción supondría liberar una cantidad de gas responsable de al menos un 60% del efecto de aumento de la temperatura global.

Hongos y Setas

La prospección reciente de hongos de DESCALS y cols. (1995) en el Sistema Central ha rendido una variedad insospechada al analizar las esporas que se fijan en la espuma de los arroyos. La diversidad en Candelario (55 taxones) es mayor que en Gredos (50 taxones), habiéndose detectado más de 20 formas hasta ahora desconocidas, lo que pone de relieve el interés micológico del macizo. La prodigalidad de setas comestibles Boletus, asociadas con los robledales y pinares, así como muchas otras setas más llamativas pero venenosas como la Amanita muscaria, es también consecuencia de la humedad ambiental debido a la influencia atlántica del macizo.



Esta exposición está basada en :
FRANCISCO SÁNCHEZ-BAYO SÁNCHEZ, “El marco geológico de la Sierra de Candelario en los albores del siglo XXI”, Revista de estudios bejaranos, año X - nº 7 (Ed. Centro de Estudios Bejaranos 2003).
Medidas de desarrollo rural para el municipio de Candelario, AAVV, coord. Fernando Santos Francés (Estudio realizado por la Facultad de Ciencias Agrarias y Ambientales. Universidad de Salamanca).

Agradecimientos a ÁNGEL MIGUEL DOMÍNGUEZ por la cesión de algunas de las imágenes expuestas.

"Los textos y las fotos de este artículo son de la presentación que abrió la exposición sobre los Valores Naturales de la Sierra de Candelario". Por su tamaño la he dividido en tres Partes. Si os gustó la Primera, esta seguro que también"

0 comentarios, agrega el tuyo:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...