google-site-verification: googlee5e2c584cdffeb12.html
google-site-verification=MYxwtMBCFhVfNfXoCJK17btqinNPegHrpvCdswHUwZE

Videos de Candelario

martes, 10 de julio de 2012

Redescubriendo a Toribio López IV

  Último capítulo sobre este ilustre personaje de Candelario, que bien se merece un hueco especial en nuestra memoria.

Agradecimientos a su autora por el estupendo trabajo que ha realizado para que descubriéramos, al que pudiera ser, el  hijo mas importante de Candelario

La última foto del artículo, pertenece al baúl de Joaquín González Rico

 

Toribio López: un obispo de origen candelariense en tierras portuguesas (1480?- 1554) (4ª Parte y final)


Autora: Carmen Cascón Matas
Publicado Semanario Béjar en Madrid, 4.676 (28/X/2011).
 
Concentrando nuestras atenciones en Miranda do Douro por razones evidentes, hay que desentrañar la causa por la cual Juan III de Portugal la desligó de la jurisdicción del arzobispado de Braganza a la que pertenecía entonces. Las razones parecen centrarse en la voluntad del monarca era acercar posiciones en cuanto al reino vecino se refería, tanto desde el punto de vista religioso como político, motivos que podrían explicar el ascenso del “bando español” dentro de la corte lusa. El nombramiento de dos castellanos como primeros obispos de las sedes de Portalegre y Miranda podría evidenciar esto que comentamos. Al mismo tiempo la Casa de Avis, a la que pertenecía el monarca reinante, pretendía reducir el poder de la Casa de Braganza, de cuya sede episcopal segregó Miranda do Douro el rey Juan III. En caso de un posible interregno se produciría una lucha por el trono entre la Casa de Austria y la Casa de Braganza, ocasión que ocurrió posteriormente tras la muerte del rey Sebastián, hijo de Juan III, en la Batalla de Alcazálquivir. 
Catedral de Miranda do Douro (foto extraída de aquí)

            Fue un deseo expreso del Papa Paulo III comunicado al monarca luso en la primavera de 1545, haciéndose efectivo el 22 de mayo de ese mismo año por la bula "Pro Excellenti Apostolicae Sedis". En julio, el rey concedió a la población el título de ciudad y a su Cabildo las extensas rentas y propiedades del convento del monasterio cercano de Castro da Avelas [1]. Uno de los objetivos primordiales consistía en “acercar la Iglesia a la población”. Antes de proseguir con Toribio López, hay que hacer constar que el obispado de Miranda do Douro ya no existe como tal en la actualidad, pues fue englobado dentro del de Braga a partir de 1764. 
            ¿Por qué fue nombrado Toribio López primer obispo de Miranda do Douro? Al igual que otros muchos interrogantes que se abren al aproximarnos a su figura, me temo que esto que no pueda ser respondido a ciencia cierta, habida cuenta de que nos falta lo esencial: la causa por la que fue elegido confesor y capellán de Catalina de Austria. Quizás su proximidad a la reina pudo jugar un papel importante, al igual que la posible confianza que le pudiera profesar el emperador Carlos, quien quizás tuvo mucho que ver con su posible nombramiento como confesor. El que la madre de Toribio López, Violante, huyese precisamente a Portugal al ser perseguida por el Santo Oficio, y una posible estancia larga del futuro obispo en este reino previa a su ascenso social en la corte, tampoco debe dejarse de lado. En todo caso, previa a la elevación a la sede episcopal, nuestro personaje disfrutó del beneficio de la Abadía de Vila Cha da Braciosa.
Calles de Miranda
 *Esta foto procede del blog Valverde de Lucerna. Su autor nos regaló una visita por la zona de los Arribes, al uno y otro lado del Duero.
            El propio Juan III, en una carta al corregidor de la villa de Miranda do Douro, expresó que era su voluntad nombrar a Toribio López, confesor de la reina, “por confiar en las virtudes, bondad, saber y experiencia[2] del mismo. Al mismo tiempo, el propio Papa expresó su deseo de que fuese su primer obispo Toribio López “en consideración a sus grandes Letras y conocidas virtudes[3]. La labor de nuestro personaje al frente de su sede no se puede calificar de sencilla, pues fue el encargado de comenzar la construcción de su catedral, tomando como base la antigua parroquia de Santa María, y de reformar el recinto amurallado. La voluntad de acercamiento al reino castellano se tradujo también en un cierto aperturismo de fronteras, pues una de las misiones de Toribio López consistía en reformar la muralla de Miranda do Douro. Hasta esa fecha a la ciudad sólo se podía penetrar a través de dos puertas, la norte y la oeste. El nuevo obispo ordenó y costeó la apertura de un portillo (Postigo da Barca), configurado por cierto por un arco apuntado, para permitir el acceso en barca desde el río Duero y una calzada que mejorase el trayecto hacia la orilla [4]
Postigo da Barca. Foto extraída de Panoramio.
            En cuanto a la catedral, el prelado eligió como primer arquitecto a Gonzalo Torralva en 1547, sólo dos años después de tomar posesión de su sede, decisión que comunica al rey por carta [5] tras largas demoras que sacaban de quicio a Toribio López. La correspondencia entre ambos es continua, pues Juan III parecer ser que era muy aficionado a la arquitectura, y en ella se trata de temas relacionados con la construcción de la catedral, tales como el nombramiento de maestros de obras, planta de la misma y organización de los recursos [6]. En tal sentido es destacable la misiva enviada por Toribio López a Juan III en mayo de 1549 quejándose amargamente de la lentitud de las obras por falta de liquidez. A pesar de estas limitaciones tres años después se produce la ceremonia oficial de la colocación de la primera piedra del templo con la asistencia del cabildo en pleno. 
            Tras la muerte de Toribio López en 1553, es nombrado como obispo de Miranda do Douro Rodrigo de Carvalho al que le sucedió Julián Dalva, español nacido en Madrigal de las Altas Torres, gran amigo de Toribio López y anterior primer obispo de Portalegre, sede creada al mismo tiempo que Miranda do Douro. 
            A pesar de los estragos del tiempo, el nombre de Toribio López todavía resuena en los rincones de la ciudad de Miranda. Muchos interrogantes planean sobre su vida, mas sus antiguos feligreses no le han olvidado, pues una calle de la localidad lleva su nombre. Candelario también le ha olvidado, pero le debería colocar entre sus hijos más preclaros.
Miranda le dedicó una calle a Toribio López. Candelario, ¿hará lo mismo?
 *Esta última foto me la descubrió mi amigo candelariense Joaquín Sierra. Os recomiendo una visita a su blog Nosabiasque.net


[1] http://www.monumentos.pt/Site/APP_PagesUser/SIPA.aspx?id=1066
[2] RODRÍGUES, Luis Alexandre: “De Miranda a Bragança: arquitectura religiosa da funçao paroquial na época moderna”. Facultad de Letras de la Universidad de Oporto, p. 26.
[3]Collecçam dos documentos, estatutos e memorias da Academia Real da Historia Portugueza…” Opus cit., p. 190.
[4] http://en.erasmoos.com/lugares/erasmus--postigo-da-barca-90058c.html
[5] http://www.monumentos.pt/Site/APP_PagesUser/SIPA.aspx?id=1066
[6] RODRÍGUES, Luis Alexandre: “De Miranda a Bragança: …” Op. Cit., p.103.

1 comentarios, agrega el tuyo:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...