google-site-verification: googlee5e2c584cdffeb12.html
google-site-verification=MYxwtMBCFhVfNfXoCJK17btqinNPegHrpvCdswHUwZE

Videos de Candelario

jueves, 31 de enero de 2013

Cartel Fiestas de la Candelaria 2013

Cartel de las Fiestas de la Candelaria 2013, de Candelario Salamanca



Accidente mortal, 1923

Crucero del Humilladero de Candelario Salamanca

Hace casi 90 años, el día 3 de Noviembre de 1923, la prensa provincial publicaba el siguiente suceso relacionado con Candelario.
En las últimas horas de la tarde el corresponsal de "El Adelanto" en Béjar, Alfredo Antigüedad, comunicaba telefónicamente un accidente de automovil que había causado la muerte del prestigioso ganadero de Candelario D. Juan Peña Rico. Según la información dicho señor en compañía de su hijo Francisco, del mayoral y del chofer, que conducía, se dirigían a una finca cerca de Aldeanueva del Camino. Al pasar por esta localidad se desgajó una gruesa rama de un árbol en el preciso instante en que el automovil pasaba, cayendo sobre el coche y sobre el Sr Peña Rico que murió en el acto. Su muerte produjo gran sensación en toda la comarca bejarana así com en Salamanca donde el finado contaba con numerosísimas amistades y afectos"


La fotografía del baúl de José Campo, destacamos la curiosidad de esta, no sabemos por que el autor eliminó la Sierra del fondo.

lunes, 28 de enero de 2013

Derrumbe en Candelario Salamanca



En el mes de Marzo de 1977, hace ahora 36 años, mientras se realizaban unas reformas en el interior de la casa conocida como de "los Chiroles", toda la cubierta se desplomó sobre el segundo forjado. No hubo víctimas mortales, aunque hubo varios heridos.


En el número 258 de la Hoja Parroquial de Candelario, con fecha de 3 de Abril de 1977, encontramos el siguiente artículo:


RASGO DE SOLIDARIDAD
Ante el hundimiento del Tejado de la casa de los sucesores de Dª Mariana Bayo, cuando se trabajaba en unas reformas interiores, gracias a Dios no hubo que registrar víctimas, si, algunos heridos, ya restablecidos. Hay que destacar como rasgo hermoso que la casi totalidad de los artistas del pueblo se brindaron y colaboraron en desescombrar la techumbre.


En la última foto podemos ver de izquierda a derecha: Justo Calle (Carpintero), Valentín (el Hojalatero), el señor Miguel y el señor Paulino (albañiles), y los Maestros Albañiles: Srs Julio "Calahorra", Julian Muñoz y Marcelino Hinojal. 

Las fotos del Baúl de Paco Calles, en la 5ª foto, delante agachado y a su lado Manolo Bermejo; detras: Justo, Juan José, Paulino, Nico, Miguel, Segundo, Capricho y Jose; y detras de estos: Valentín, Paco, Miguel, Julio, Julian y Marcelino.


Cascada de la Mangailla


 Aquí os dejo este video de la Cascada de La Mangailla. Para los que los que la conocen, seguro que es un buen recuerdo, y los que no sepan de este lugar les animo a visitarlo.
Se encuentra a medio camino, entre el Camping y la Jarilla. También se puede acceder desde la carretera de la Garganta, justo en la curva de La Mangá.

jueves, 10 de enero de 2013

Cómo se hacen los chorizos



La primera particularidad que el panorama de Candelario ofrece a los ojos curiosos del viajero es que no existe en todo el pueblo una sola chimenea.
El motivo de no existir este artefacto es sencillamente que todas las casas de Candelario tienen grandes desvanes con objeto de curar en ellos los embutidos fabricados, operación que se hace a fuerza de humo.

 Esta circunstancia hace también que, sobre todo al amanecer y durante las primeras horas de la mañana, Candelario parezca envuelto en una espesísima niebla. A veces parece que el pueblo entero se consume en medio de un devastador incendio.
La industria choricera en Candelario es antiquísima. Ya en 1750 existían más de de cincuenta arrieros choriceros y tratantes de cecina que por su laboriosidad y economía han venido prosperando de año en año, logrando que esta industria sea en la actualidad un venero de inagotables riquezas para la región.
Son curiosas las operaciones á que da lugar la fabricación de embutidos. Sacrificase a las reses, por cuadrillas de diestros jornaleros que las llevan conducidas desde los corrales a los amarraderos, donde las cuelgan para que se enfríen y oreen: y una vez hecha la conveniente preparación, los encargados del picado se ocupan en dejar la carne dispuesta para hacer el embutido.


 
Esta  labor corre á cargo de expertas operarias a las que se denomina tercieras, y que tienen tal práctica, que cumplen su cometido con vertiginosa rapidez, pues en tanto unas manejan las herramientas necesarias para la fabricación otras, provistas de largas agujas, van pinchando la envoltura que cubre el embutido con objeto de que salga el aire y no se eche á perder, y otras, por fin, se dedican á atar y cortar los chorizos, dejándolos ya dispuestos para ser curados.
Es tal la habilidad de estas operarias, que jamás se equivocan en la cantidad ni en el peso, á pesar de que solo  de su larga práctica se valen.

 
Una vez terminada la fabricación del embutido, cuélgase éste en los desvanes en largas naves preparadas al efecto para que vayan secándose gradualmente, aplicándole más ó menos cantidad de humo según el tiempo está húmedo ó seco, y variando de lugar las cuerdas de donde penden los embutidos, con arreglo á las oscilaciones de la temperatura. 


 Ya completamente curados, prepáranse las sartas de chorizos por docenas para remitirlos después  á los corresponsales y clientes. En la actualidad calcúlase que en Candelario son sacrificadas én la época de la matanza, unas seis mil reses. Por término medio de cada res salen unas quinientas docenas de chorizos, ó sean un millón quinientas mil docenas del total de reses sacrificadas.
Los productos de Candelario han alcanzado justo renombre.


Artículo de como se hacen los chorizos en Candelario

Fuente:    Nuevo Mundo. Año  IX. Nº 419.  15-1-1902.
El texto no está firmado por su autor, desconocemos pues la autoría.

Las fotografías si consta ser de  J.Requena.


Tenemos este artículo gracias a Juan Antonio Frías.

domingo, 6 de enero de 2013

Fábricas y Molinos de Candelario II

Coche de caballos por el puente del Navazo en Candelario Salamanca

Ayer Juan Antonio Frías intentó publicar un comentario en el artículo Fábricas y Molinos de Candelario Salamanca, pero como para poder comentar en este blog hay que tener una cuenta google, no lo logró y me lo ha pasado por correo. Como me parece muy interesante lo publicamos en una nueva entrada como añadido al artículo en cuestión.



Los Molinos, en Candelario Salamanca

Título: Datos del Catastro de la Ensenada. 1753
Autor: Juan Antonio Frías (Investigador especializado en fábricas de papel)

 Viendo ésta interesante entrada de otras industrias Candelarienses que no sean las referidas a las tradicionales y reconocidas chacinas, y por las que yo tengo especial interés, si te parece a modo de enriquecer el conocimiento y  evolución de la industria harinera podemos incluir el aporte del Catastro de la Ensenada. 1753.
Candelario en ese momento tenía seis molinos harineros de una sola muela, cinco de ellos en el Rio Cañadilla, que muelen todo el año  (pan) mitad trigo mitad centeno, y un batán para paños bastos que está desmantelado, propio de de los Herederos de Juan Francisco Bejarano.
Los molinos  estaban en manos de:
-Antonio de Peña
-José Yuste
-Herederos de José Mateos
-Juan Muñoz
-De la capellanía que fundó D. Juan Domínguez.
Y el otro ubicado en el Rio Cuerpo de Hombre, que muele solo dos meses al año tres fanegas de centeno, siendo su titular D. Juan Antón (Antonio ¿), Cura y vecino de La Garganta.
Es muy probable que éste molino  tiempo después fuera ampliado con tres piedras (1848-50) y más tarde  convertido en fábrica de harinas, la ubicada junto al puente de El Navazo,  a la que aluden  Ana y Emilia Vallejera en sus crónicas, que en 1899 era su propietaria la  viuda de Enrique Rico.
Un saludo.  Juan Antonio Frías

sábado, 5 de enero de 2013

Tiempos de Matanza

Estamos empezando el año y es tiempo de Matanza, para recordarlo, extraemos del baúl de Pilar Magadán esta singular fotografía.
En ella vemos a todas las trabajadoras de una casa chacinera de Candelario, al "Amo" (atrás a la izquierda) y a la "Ama" (al fondo a la derecha), los dos con la Romana, indicando que son los que controlan que todo se haga con exactitud. El Mozo delante del Amo, apoyado en la pared.
Delante y sentadas, las Candelarias llenando las tripas con las chichas, de lo que surgirá el rico chorizo. Como se aprecia, y según mis informaciones, solo elaboraban el embutido las Candelarias. Las trabajadoras que venían de otros pueblos, normalmente, se dedicaban al lavado de las tripas y la limpieza en general.
A la derecha, justo detrás de las candelarias sentadas, parece verse la cabeza de un buey como si estubiera buscando algo que llevarse a la boca.

Data de principios del siglo veinte y es muy probable que el fotógrafo fuera Juan Requena.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...